Buenvivir, Diseño, Gastronomía

Members only

20140512-172405.jpg

20140512-172309.jpg

Un inglés es a su club lo que Proust a un suspiro. Por eso, cuando ya parecía todo inventado y que el club tradicional estaba abocado a morir de aburrimiento y languidez, un grupo de jóvenes posh crearon en Londres Soho House, un lugar mucho más cool que los de antaño y en el que los creativos y los artistas eran los más bienvenidos. No querían gente aburrida y por eso, transformaron las salas de lectura en cines -donde ver lo último, bebiendo una buena botella de vino- y los fumoir en discotecas. La idea fue tan exitosa que, en época de burbujas financieras y chicos ambiciosos que se comían el mundo , se extendió primero a Nueva York y más tarde, a otras ciudades de EUA, Canadá y Europa, convirtiéndose en una franquicia semiglobal del buen gusto y la modernidad distraída y repensada.

20140512-172439.jpg

El que más me gusta -y no los conozco todos- es el de Miami porque no hay ciudad menos inglesa y de caballerescos clubs que esta. Por eso le cuadran bien la elegancia deconstruida y esa aureola de lánguida canalla que son el sello distintivo de una casa en la que pueden aparecer desde Leonardo Di Caprio a Beckam pasando por la iridiscente Alessandra Ambrosio. También podría hacerlo Bertie Wooster redivivo.
Miami Beach Soho House se yergue junto a una playa refulgente, sobre el mar tibio y azul eléctrico de Florida y cuenta además con varias habitaciones. El brunch del domingo, el más trendy y única alternativa a la elegancia acartonada que envuelve el del Ritz Carlton, gira en torno a un enorme y colorido surtido de exquisiteces italianas, mariscos de la zona y deliciosos postres de todo el mundo aunque la comida no es lo más importante.

20140512-172611.jpg

Todo se degusta a la sombra de los emparrados que protegen del céfiro ardiente y por los que apenas se filtran algunos rayos de inmisericorde sol, los mismos que dan brillo a carnes prietas y cuerpos atezados, tililan en bellinis y mimosas y destellan en campanillas de cristal, diamantes ambarinos y en todos los relojes de oro de la ciudad.
Y además, otra una buena noticia, los no socios también pueden entrar a comer pero, por un consejo, esmérense con el atuendo o serán rápidamente detectados y yo… negaré haber escrito esto!!!

20140512-172710.jpg

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s